Los directores de La Astilla en el Ojo, Julián Salazar y Alejandra Grisales son dos jóvenes egresados de la Licenciatura en Comunicación e Informática Educativas de la UTP.

La Astilla en el Ojo es el resultado de un ejercicio de clase que quiso trascender las aulas. En 2011 surge su primera fase como revista digital que ha convocado, durante 9 ediciones, talentos en las categorías literatura, periodismo, ilustración, fotografía, entre otros. 

En busca de un camino que les permitiera hacer sostenible su proyecto, ingresan a ParqueSoft, en donde recibieron herramientas para poder capacitarse en la ruta de emprender y formar empresa. (2013-2016)

 

 

Tender puentes

Después de constituirse como Corporación comprendieron que los talentos que atendían a la convocatoria de cada año, hacían cada vez más potente su red de creadores, que hoy se consolida como un directorio artístico; es así como a finales de 2013 el enfoque trascendió al identificar que su potencia gráfica y editorial era llamativa para otros. Tendieron entonces un puente entre dos sectores que generalmente era difícil que se encontraran por las naturalezas que los constituyen, por un lado, marcas y proyectos de todos los sectores que requieren innovar en sus procesos y por otro, artistas en busca de oportunidades laborales y el desarrollo de su vida profesional. 

Después de 8 ediciones de revista digital, y gracias a los programas de Concertación Nacional de Ministerio de Cultura y Concertación Municipal de la Secretaría de Cultura de Pereira , dieron forma a las Temporadas Creativas: un formato anual que busca fortalecer, visibilizar y dar herramientas profesionales a creadores emergentes, a través de una revista digital, un libro impreso, un ciclo de formación y la generación de contenidos; escenarios que acercan a los artistas a su desarrollo profesional y a su vez, atraen marcas que quieren innovar gracias al talento que habita en las industrias creativas y culturales.

La Astilla en el Ojo, atesora una colección de estrellas: ese directorio de artistas; estrellas que por sus sensibilidades creativas brillan con luz propia y le aportan un trozo de luz al foco artístico de la región.

La UTP, a Julián y Alejandra les brindó la oportunidad de conocerse, de estudiar una carrera que ve a las TICs como un vehículo de transformación, les dio, además, herramientas base que consideran fundamentales para poder responder a todos los retos que les supuso emprender un proyecto propio que ve el arte y la cultura como un foco de desarrollo.