Círculo Virtuoso es una estrategia que pretende transformar la sociedad, está   fundentamentado en las economías de comunicación y conocimiento, este proyecto es liderado por  Carlos Arturo Caro Isaza un hombre sensible que ha visto desde siempre en la educación una puerta directa a la equidad. Es egresado del programa de Ingeniería Eléctrica y su vida ha estado casi siempre en contacto directo con la Universidad que lo ha visto perfilarse dentro de la ciudad como un líder. Su experiencia profesional lo ha llevado a estar siempre en contacto con la realidad, ha sido Jefe de Planeación en la UTP, Secretario de Planeación de Pereira y gestor de la Red de Nodos de Innovación con este último se adentra aún más en ideas al servicio de la comunidad que luego darían a luz el que es hoy su proyecto más importante.

 “Una sociedad basada en el conocimiento es más libre” es la premisa con la que Carlos fundamenta las bases de Círculo Virtuoso, un programa que nace en 2007 mientras desempeñaba su cargo como Jefe de Planeación, tras sus investigaciones notó en la región la importancia de fortalecer indicadores como: educación, desempleo, lucha contra el consumo de sustancias psicoactivas entre otras; indicadores que lo llevaron a trabajar por un cambio presentado junto a su equipo de trabajo propuestas de peso para la región como: Prospectiva 2032, Círculo Virtuoso acompañados una política pública titulada “Ciencia, Tecnología e Innovación” y de estrategias para mejorar la agenda de desarrollo del departamento.

De ahí que Círculo Virtuoso sea una propuesta tan contundente,  de ella hacen parte una serie de líneas que le dan volumen a esta órbita sobre la que giran microproyectos encaminados a la primera infancia con los CDI (Centros de Desarrollo Infantil) junto a Beatriz Gutiérrez y  los Centros de Investigación a través fortalecida a su vez con la Red de Nodos e Innovación. De otro lado, el Círculo fue tomando su forma con los centros de emprendimiento en los cuales se capacitaron cerca 26.000 personas; transversalizando este ejercicio de innovación con el programa Énfasis un proyecto haciendo intervención en las familias del Departamento con apoyo de las IPS  y EPS.

En suma esta iniciativa se convierte en un circuito que usa el conocimiento para mutar los índices de desigualdad que permite a los habitantes de un país a pensar que es posible otra sociedad, como dice Carlos: “Nos merecemos una sociedad con más posibilidades” y es posible, sin duda, con la educación. Un reto que convierte a Carlos en un activista del amor, su deseo más profundo es tener un entorno distinto, de ahí que surja en la mente de un Ingeniero Eléctrico una resiliencia que lo convence día a día de luchar por la ciudad que lo ha visto formarse.

“La Educación ha sido mi vida” afirma Carlo Arturo, cada vez que se pregunta por qué El Círculo merece seguir girando, la respuesta no es difícil, lo necesitamos y ese sea tal vez el reto y la inspiración que mantiene ardiendo esta esfera que no se apaga. Su fuego se pinta de colores como arco iris en días lluviosos condensando allí la esperanza, la tranquilidad, el amor, la tranquilidad y  la sabiduría que le dan a los niños de nuestra región una nueva forma de ver a una chispa arder.