Andrés Valencia Correa es un joven erudito, en él ese asunto por la academia le viene por herencia ya que su padre, el Ing. Mecánico  Ramón Valencia Martínez, es profesor en la UTP desde hace varios años y además afirma que eligió ingeniería mecánica porque “la carrera tenía las características que mejor se alineaban con mis cualidades y desempeño académico durante el bachillerato: Matemáticas y física”.

Ingresando en el año 2008, Andrés recuerda que la universidad no era tan grande como lo es hoy, destacando que en ese corto periodo de tiempo entre 2011 y 2018 la universidad ha crecido de manera impensable “Yo ingresé a la facultad de ingeniería mecánica en el año 2008, y estuve 3 años antes de irme a terminar la carrera en Francia en un programa de doble diploma. Mi experiencia en la universidad fue maravillosa, conocí muchos de mis mejor amigos, y  siempre estuvimos rodeados de un excelente ambiente académico”.
Su oportunidad de viajar a Francia llegó cuando estaba en 6to semestre de la carrera, siendo elegido para un programa de doble titulación en el Ecole Nationale d’Ingénieurs de Metz (ENIM) carreras que terminó en el año 2013, desde Francia y en las que posteriormente se titularía  como Master en Energía y Procesos en la Universidad de Lorena (Nancy-Francia) y más adelante con un PhD. en física de la combustión e incendios en la Universidad de Ruan (Ruan-Francia).

Aunque es un hombre muy joven, de alguna forma en el campo laboral ha sido bastante precoz, en el sentido en que hoy por hoy tiene muchísima experiencia. En su hoja de vida se cuenta haber participado en un proyecto liderado por la multinacional Francesa Air Liquide con sede en Paris “El proyecto consistía en evaluación de diferentes estrategias para la protección de tanques de hidrogeno, que serán utilizados como tanques de combustibles para carros a hidrogeno. La evaluación se realizó modelizando los tanques y el potencial incendio resultante de un accidente de tránsito con la ayuda de modelos computacionales CFD (Computational Fluid Dynamics)” en el año 2013. Después, mientras cursaba el doctorado, en el año 2016,  participó en un proyecto que consistía en estudiar la influencia del Material Particulado u hollín (Particulate Matter) en el desarrollo de incendios “Para ese estudio, utilicé técnicas láser para la medición y visualización de partículas de hollín dentro de una llama representativa de incendios. Los resultados servirán para mejor softwares de protección de incendios utilizados mundialmente”. Este proyecto desembocó en algo mucho más grande, hoy por hoy Andrés está trabajando en  un proyecto, cuyo resultado será utilizado por empresas de todo el mundo para avanzar y agilizar el diseño de aspersores de incendios, o sprinklers, que funcionan para  mejorar considerablemente la protección de edificios contra los incendios “ Consiste en el mejoramiento de plataformas arquitectónicas BIM (Building Information Modeling) utilizadas mundialmente en construcción e ingeniería, a través del desarrollo de un método actualmente en proceso de patente de visualización y evaluación del rendimiento de aspersores”.

Pero su vida no solo se ha dedicado a la industria académica y laboral, este chico maravilla también ha conseguido tiempo para trabajar como  locutor de un Podcast de divulgación científica colombiano llamado ‘Todo tiene su ciencia’ “El proyecto es muy interesante, porque en él  participan colombianos científicos de todo el mundo y nos comparten sus investigaciones y los grandes aportes que realizan hoy en día”, explica Andrés.

Este fuego aunque implacable, no es uno positivo porque puede desembocar en incendios residenciales, incendios forestales o accidentes de tránsito. Por eso, en Andrés surge una llama más positiva que canaliza ese fuego que parece indomable “El impulso surge, más que por curiosidad, por el deseo de ayudar y proteger a las personas.”.

Cuando hacemos la retrospectiva de su vida en el campus universitario, Andrés confiesa que aunque ha estado muy lejos del país, la UTP para  él representa una especie de hogar, por sus padres como docentes de la universidad, porque casi toda su familia se ha formado allí, porque de niño recuerda ver a su padre jugar fútbol, y porque en ese mismo campus él vivió experiencias imborrables de su vida, además que ese lugar le entregó amigos y personas valiosas que hoy configuran su universo personal y social.