Cuando uno mira a Luis Fernando Ossa siente que lo conoce de antes, su ritmo es pausado y acompaña sus palabras con una sonrisa que se le dibuja de medio lado. Llegó a la Universidad Tecnológica de Pereira pensando en ser Ingeniero Eléctrico pero como él dice: “No vio la luz”, meses después hizo parte de Ingeniería Mecánica para finalmente hallar su lugar en Ingeniería Industrial. No ha sido un hombre conformista y desde joven ha tenido espíritu de lucha, vendió libros usados en la calle 18Bis donde está ubicado el Banco de la República y reconoce sin pena que no fue fácil terminar sus estudios pues para ese momento su futuro  inmediato era resolver cómo pagar la Universidad y conseguir un empleo pronto.

Su historia como líder inicia desde joven, en la academia fue un estudiante participativo, convertía las horas de descanso en pausas activas donde devoraba libros y tenía un gusto particular por hacer parte de cuanto proyecto pudiera; como si dentro de él hubiera sentido siempre la necesidad de marcar la diferencia, de ahí que no simpatice mucho con la mediocridad o la pereza; así mismo halla motivación en las personas que tienen el don de influenciar la vida de los demás.

 

 

Hacer las cosas bien…

“Si no está roto, rómpalo” ese es su emblema de supervivencia y sobre él se ha levantado una constructora con 28 años de trayectoria, reconocida por la calidad de sus proyectos de urbanización y el notorio compromiso adquirido con la ciudad desde distintos frentes. Y es que Gerenciar le ha permitido a los ciudadanos disfrutar de hogares en óptimas condiciones,  en sus proyectos de construcción es normal encontrar vías pavimentadas, parques, canchas, áreas verdes, zonas sociales y circuitos de seguridad entre otras comodidades que les caracterizan.

Además de sus proyectos de construcción, la responsabilidad social o “valor compartido” como Luis lo llama, se ha enfocado en mejorar la calidad de vida de todo aquel que tenga algún tipo de relación con Gerenciar S.A, entre sus programas se encuentran: programa de becas con la UTP, educación para niños discapacitados, actividades cívicas y sociales y una línea de investigación por y para la ciudad al interior de la empresa.

Quien trasciende es quien se esfuerza, la consolidación de Gerenciar es un hecho circunstancial, el efecto de una serie de acciones afortunadas que han llevado a posicionarla como una de las empresas más aportantes para la ciudad, siendo hoy la constructora más grande del Eje Cafetero y tal vez de eso se trata la vida y la innovación, de hacer las cosas bien.

La llama que envuelve a Luis Fernando es vibrante, transforma todo lo que toca; camina fuerte entre carbones encendidos para escribir la historia de una innovador que, respaldado por su familia y socios, no ha parado nunca de construir sueños.