Es egresado de Ingeniería física de la Universidad Tecnológica de Pereira, desde tercer semestre se interesó por el ejercicio investigativo, siendo parte del grupo “Plasma, láser y aplicaciones”, trabajó en red con otras universidades del país y asistió a cuatro congresos internacionales con apoyo de la UTP, experiencias que provocan en él un interés especial por instrumentos de investigación como los aceleradores de partículas.

En 2011, gracias a Colfuturo logra estudiar una maestría en Radiación de luz de sincrotrón y aceleradores de partículas en la Universidad Autónoma de Barcelona y es en ese momento donde la investigación se vuelve imparable, hace su doctorado trabajando en el diseño y fabricación de  dos sistemas de generación plasma en la Universidad Complutense de Madrid y estando en Europa participa de varios encuentros de ciencia y tecnología con expertos de todo el mundo, uno de ellos fue NanoFormulation, proyecto de la Unión Europea al cual asiste como delegado de la Sociedad Colombiana de Ingenieros Físicos (SCIF) llevándose el reconocimiento al mejor trabajo de investigación.

Tras su exitosa estadía en Europa vuelve al país, actualmente transcurre su vida profesional entre la Universidad de los Andes en el departamento de eléctrica y electrónica indagando alrededor de energías renovables, a la par dirige la Sociedad Colombiana de Ingenieros Físicos y entre tiempos le da espacio a otra de sus pasiones, la investigación para el desarrollo social en Colombia, motivo de fuerza que lo trajo de vuelta a su país.

 

 

Fisica aplicada a la vida.

Hacer ingeniería en colombia no es igual a hacer ingeniería en un país europeo, para Jaime es indispensable entender el contexto “Nunca he pensado al profesional en ingeniería como un ser desconectado de la vida real” dice, exponiendo así su teoría sobre la ingeniería a beneficio de la sociedad pues para él, el potencial que hay en los ingenieros físicos va más allá de la investigación o la formulación de proyectos, empoderar comunidades es otra de sus bondades.

Entre los proyectos sociales que Jaime Andrés adelanta con sectores vulnerables se encuentra el proyecto o ‘Monitoreo del Agua en Comunidades Vulnerables de Colombia en un Escenario de Postconflicto’, financiado por Newton Fund Institutional Links, desarrollado en el resguardo Santa Sofía, en el Amazonas, experiencia que comprueba nuevamente el gran impacto de la ciencia y la tecnología en el desarrollo sostenible.

 

La historia no contada.

El programa de Ingeniería física de la UTP fue el segundo en fundarse a nivel nacional y es allí donde emerge La Sociedad Colombiana de Ingenieros Físicos, producto de conversaciones entre estudiantes del pregrado al cual Jaime perteneció. Tras ocho años de funcionamiento La SCIF se mantiene vigente como una ONG que propicia espacios de creación para las mentes más inquietas de la ciencia en Colombia.

A hoy el mayor reto que Jaime enfrenta es conservar entre sus proyectos la responsabilidad política y social que tanto promueve y le competen al ingeniero físico impulsando en ellos un espíritu innovador e investigador; como si fuese la antorcha que enciende el camino de la formación para los nuevos profesionales. Y es ese fuego el que mantiene vivas las discusiones de la SCIF y que activa las investigaciones de Jaime, una llamarada incontenible que rompe fronteras y que le apuesta a la inversión y el desarrollo de procesos transdisciplinares que impacten positivamente al sociedad y su calidad de vida.