A Jenny García Palacio la vida siempre la ha invitado a conocer lugares que estén alrededor de su ciudad natal. Aunque es netamente Pereira, su bachillerato por ejemplo lo cursó en Viterbo Caldas, al finalizarlo, la vida la llevó hasta Manizales para estudiar unos semestres de Odontología, pero el destino la volvió a traer a su ciudad para ingresar a la carrera que hoy le ha dado frutos, amigos y buenos momentos.  

A su regreso en 1995, Jenny se inscribiría en Administración Ambiental puesto que era la carrera que se ajustaba a sus deseos de estudiar algo relacionado con la biología. Su estadía en el campus fue pleno, vivió la universidad en todas sus formas, e incluso hoy lo sigue haciendo. Jenny hizo parte de semilleros, formó grupos y vivió la universidad como su hogar, con la gran familia que eran sus compañeros de la carrera, familia no solo por compartir el amor por dicho campo, sino por ser  en ese entonces un programa tan joven, todos se conocían. Y además porque desde muy niña Jenny ya conocía las instalaciones debido a que su padre, docente de la facultad de Mecánica, quien la llevaba a su lugar de trabajo. En el 2003 se gradúa del pregrado con un proyecto de grado sobre acueductos comunitarios. Después se vincula a la CARDER, para más adelante involucrarse en el Grupo de Investigación de Agua y Saneamiento de la Facultad de Ciencias Ambientales, más tarde empieza su Maestría en Ecotecnología culminándola en 2010, demostrando que en su vida siempre estaría presente la universidad, desde lo personal, lo académico y lo laboral, la Tecnológica estaba inmersa en el universo personal y social de Jenny.

 

Surgir desde lo colectivo

 Ambiegresados es la Asociación de Egresados de la UTP del Programa de Administración Ambiental, esta iniciativa se constituye oficialmente en 2008, pero la idea nace de muchos años atrás por un grupo de emprendedores que querían brindar conciencia sobre el  programa y hacer volver la mirada a la universidad desde esa especificidad propia de su campo. Nace con el fin de promocionar y apoyar al egresado de dicha carrera; y en ese tiempo de surgimiento de la Asociación Jenny García se interesó por asistir a los encuentros, para más tarde decidir postularse para ser parte de la junta directiva y hasta hoy seguir siendo parte de ésta para contribuir desde sus saberes y fortalezas.

 Ambiegresados es una entidad sin ánimo de lucro. A la fecha de hoy dicha asociación cuenta con alrededor de 1830 egresados, de los cuales 215 hacen parte de los posgrados de la facultad. Conformada con la escuela de Administración Ambiental, la de Turismo Sostenible y la escuela de posgrados.

 El trabajo que lleva Ambiegresados, comenta García, es para todos los egresados de la universidad, no solo para los del programa. Apoyados por la misma universidad y por la Facultad de Ciencias Ambientales adelantan proyectos que benefician a todos los egresados de la universidad , como la promoción y difusión del egresado, apoyan a la universidad en estudios de caracterización del egresado demostrando el interés por ese estudiante que aunque terminó su ciclo, aún hace parte de los intereses de la universidad por ser un actor representativo de dicha academia; apoyan talleres para la actualización de los saberes; participan, de manera activa, en la justa de la ASEUTP y organizan proyectos de socialización de proyectos ambientales de mediano y alto impacto.

Estar hoy en Ambiegresados para Jenny es una forma de prolongar ese amor por la universidad, este lugar que ha sido su espacio por más de 20 años para aprender y crecer tanto personal como laboralmente. Lo reafirma siendo hoy estudiante del doctorado en Ciencias Ambientales de la U y siendo docente catedrática de la plataforma UniVirtual. Un reflejo de que, a final de cuentas, la UTP no solo es un lugar para aprender, sino también un espacio para vivir, crear y aportar de muchas formas.