Lo que no sabíamos de las viviendas turísticas

 Cotelco, la agremiación que asocia a todos los prestadores de servicios de alojamiento, adelanta una campaña de información a nivel nacional, que busca generar consciencia en los prestadores y usuarios de viviendas turísticas, modalidad de alojamiento que ha cobrado fuerza en los últimos años gracias a plataformas como AIRBNB, Booking e incluso Facebook.

Estos servicios nacen como una estrategia de la economía colaborativa en la que un propietario de un apartamento lo sube a la plataforma y lo ofrece por horas o días y quien necesita la propiedad la puede tomar sin muchas complicaciones. Este modelo se ha popularizado y viralizado para la practicidad que representa para ambas partes. Sin embargo tanto propietarios como inquilinos no tienen en cuenta las responsabilidades que este servicio implica.

La campaña que adelanta Cotelco está enfocada precisamente en eso, en socializar las responsabilidades, peligros y sanciones que puede acarrear prestar y usar este servicio. La intención desde Cotelco no es que se deje de prestar este servicio, por el contrario, el objetivo es llevar a todas las personas que actualmente usan este modelo a que lo hagan desde la legalidad y formalidad, pues está contemplada en la constitución bajo la ley 300 del 96.

Paula Andrea Arango, Directora Ejecutiva de Cotelco Risaralda, nos cuenta un poco de esta campaña y la importancia de la información que se está brindando para quienes actualmente hacen uso de estas plataformas. Paula afirma que el problema de la plataforma es que no se tienen en cuenta los cuidados y protocolos, por lo que se evidencia un desconocimiento total de los riesgos que existen, tanto para el propietario como para el huésped que adopta esta modalidad.

En el censo realizado por Cotelco se evidencia que en Pereira hay cerca de 300 apartamentos que se ofrecen bajo esta modalidad, los cuales se encuentran en su mayoría ubicados en sectores como la Circunvalar, Pinares y Cerritos.

Como tal los riesgos de hacer uso de estas plataformas desde la ilegalidad y sin contar con la documentación correspondiente, son para los dueños, los vecinos y los inquilinos.

Para los dueños

 El dueño, desde su desconocimiento ofrece su apartamento por horas o días, éste no está exento de la responsabilidad de lo que pueda pasar en el apartamento. Esta modalidad facilita las actividades al margen de la ley, por lo que el dueño puede verse involucrado en actividades delictivas.  

Por otro lado, estas plataformas no exigen un contrato de arrendamiento, por lo que las partes no saben a ciencia cierta quien es la persona con la que se está negociando. Contrario a lo que pasa con los hoteles y hospedajes legalizados, los cuales al estar en el Registro Nacional de Turismo emiten a cada huésped un contrato de arrendamiento.

Adicionalmente, como lo menciona Paula, el  segundo delito que da extinción de dominio es la explotación sexual de niñas, niños y adolescentes. Si esa situación se presenta en el apartamento,  se lo pueden quitar sin preguntar.

Residentes y vecinos 

Las viviendas turísticas, al convivir con las viviendas residenciales pueden generar conflictos en términos de convivencia, puesto que mientras unos están en su día a día, otros están de paseo y desean festejar, lo cual puede generar molestia en los residentes.

También,  está comprobado, como afirma Paula Andrea, que muchos de estos apartamentos que se alquilan por días son utilizados por bandas de apartamenteros, quienes los alquilan para mirar como es el movimiento del edificio, entrar en cualquier momento y  hacer el robo, después de esto pueden desocupar sin problema y no pasa nada, por ello se pone en riesgo a terceros que nada tienen que ver.

Huéspedes 

Principalmente, como se mencionaba anteriormente, no hay un contrato que medie la actividad comercial, por lo que el huésped no tiene a quien reclamar en caso de estar inconforme con lo que le están ofreciendo, esto se puede evidenciar en los comentarios en redes sociales por parte de usuarios insatisfechos, que comparten sus inconformidades con el servicio, el anfitrión o su experiencia en general.

A diferencia de lo que pasa en los hoteles, cuando un huésped ingresa al hotel, está totalmente cubierto ante cualquier accidente que se pueda presentar, pues está cubierto por el seguro hotelero, mientras que si se está alojado en estos apartamentos informales y se tiene un accidente no hay quien responda, puesto que no se tienen ningún seguro

De esta manera se puede evidenciar que los riesgos son para quien presta el servicio y pone su apartamento bajo esta modalidad, hay riesgo para los vecinos que nada tienen que ver con la actividad y hay riesgo para quien compra la actividad.

El llamado desde Cotelco es que las personas se informen y se legalicen; para hacerlo, el primer paso, como está contemplado en la ley es informar al resto de residentes del edificio, conjunto o condominio la intención de ofrecer este servicio y  será desde la asamblea de propietarios que se dé el aval para desarrollar esta actividad, pues como se mencionaba anteriormente para ellos también representa un riesgo; después de tener el aval de la asamblea el propietario debe tramitar el Registro Nacional de Turismo en la Cámara de Comercio y asesorarse para prestar este servicio de forma óptima.

El objetivo de la Asociación Nacional de Egresados es sumarse a estas iniciativas que buscan la seguridad y bienestar, no solo de los egresados UTP, sino de la comunidad en general.